No solo pavimentos: Cotto d’Este y el espacio arquitectónico

En las obras arquitectónicas, así como en la escultura, el espacio se desarrolla de forma tridimensional. En ambos casos, para observar la obra en su totalidad, es necesario que el observador cambie varias veces de punto de vista.

Es imposible tener una visión simultánea global de un edificio, también de su interior y su exterior, pero se cuenta con la memoria del observador para que, en su cabeza, «reconstruya» los diversos ángulos percibidos.

La relación entre interior y exterior y entre las superficies bidimensionales y las tridimensionales se convierte, entonces, en la herramienta para comprender la obra en su conjunto.

En el interior de esta visión constructiva, la posibilidad de utilizar el material cerámico tanto para interiores como a nivel estructural, para revestimientos y superficies planas o para volúmenes permite diversos usos de proyecto.

PODRÍA INTERESARTE TAMBIÉN

Síguenos en redes sociales

facebook twitter/cottodeste instagram/cottodeste pinterest/cottodeste youtube/cottodeste linkedin/cottodeste

SUSCRIPCIÓN NEWSLETTER

Informamos de que en este sitio web se utilizan «cookies técnicas» necesarias para optimizar la navegación, así como «cookies de análisis» para elaborar estadísticas y «cookies de terceros». Puedes obtener más detalles y bloquear el uso de todas o algunas cookies, consultando la información detallada.
Si continúa navegando en este sitio web, usted acepta implícitamente el uso de dichas cookies